martes, 14 de abril de 2015

Los príncipes Pablo y Martina

Todo estaba apagado y todos estaban durmiendo en sus habitaciones para el gran día. No se oía ningún ruido solo el viento que soplaba fuera y movía los arboles pero nada más. En el castillo todo estaba tranquilo y así siguió hasta el día siguiente en que todo volvía a ser normal, se oía el ruido de las cocinas, el caminar de los criados por todas partes llevando bandejas y flores para adornar el jardín y el sastre que no paraba de tomar medidas y de coser los trajes de los reyes y  del príncipe para el gran baile que estaba a punto de empezar a aquella noche y para el príncipe Pablo el cual estaba muy nervioso ante la idea del baile ya que debía escoger esposa para poder acceder al trono sino este se pondría en manos de su tío Nicolás el cual era muy presumido y prepotente con las gentes mientras que pablo era muy dulce con todo el mundo. Empezaron a llegar los invitados y la música comenzó a sonar mientras pablo iba saludando a todo el mundo y a todas las invitadas pero ninguna lograba tocar su corazón , salió al jardín a ver si mirando las estrellas se le iluminaba el corazón pero nada no sentía nada y decidió entrar y subir a su cuarto a descansar. Empezó a subir las escaleras, abrió la puerta de su cuarto y se quito el traje, se puso el pijama y se quedo dormido. Nadie noto la ausencia de pablo en todo el comedor y la fiesta siguió. Al día siguiente pablo se levanto y bajo a desayunar y se encontró una nota encima de la mesa. Era de sus padres que habían salido de viaje y volverían al día siguiente. Pablo se fue a montar a caballo un rato y al volver se podría a leer un libro hasta la hora de comer. Y así pablo paso el día leyendo mientras pensaba en como seria su esposa la persona que le haría ser mejor y sobre todo que lo enamoraría con su mirada y esa persona estaba más cerca del de lo que pablo pensaba se trataba de Martina que llevaba enamorada de pablo desde hacía años y él ni se había dado cuenta, de pronto pablo se acerco a ella y la tomo de la mano para salir al jardín y allí la beso y desde ese día Martina y pablo se hicieron novios para siempre
Fin


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada